Abinader, un líder que surgió en las crisis y se consolida en país y PRM

0
278

El único candidato presidencial que ha tenido el PRM en 3 ocasiones, ha toreado con éxito las crisis desde oposición

Cuando se hace un repaso por la historia política de Luis Abinader, se observa una constante, ha sido un político que ha sabido capitalizar las situaciones de crisis para fortalecer su liderazgo, tanto, que en medio de una crisis se convirtió en presidente de la República.

La primera crisis en el PRD entre Miguel Vargas e Hipólito Mejía en las primarias de 2011, la capitalizó y se alzó con la candidatura vicepresidencial. Tras la derrota del partido blanco en 20012 y su posterior división, la aprovechó para aportar la plataforma para el nacimiento del Partido Revolucionario Moderno (PRM), en el que arrancó como líder dominante. Jugó bien las cartas para empujar la división del PLD, que luego capitalizó para fortalecer su candidatura presidencial. Fue el gran beneficiario de la crisis por la suspensión de las elecciones en 2020 y luego de ganar la Presidencia, su figura se ha fortalecido en el manejo de la pandemia, las dificultades económicas por la inflación y el caos en el que ha caído el eterno problema de Haití.

Para lo que fue la familia perredeísta, ahora perremeísta, Abinader tiene el mérito de llevarla de nuevo al poder luego de 16 años corridos en la oposición.

El presidente Abinader, a partir del próximo domingo, cuando sin dudas será electo de nuevo candidato presidencial del oficialista PRM por tercera ocasión consecutiva, fortalecerá su liderazgo ampliamente dominante en el partido de gobierno, del que además, ha sido el único en encabezar la boleta desde que la organización fue fundada en 2014, tras la división del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

El crecimiento de su liderazgo ha sido en medio de situaciones particulares. Su primera candidatura presidencial, en 2016, fue en el contexto de la mayor debacle de los partidos políticos, la salida del PRD como protagonista del escenario electoral, y el inicio de la crisis que cuatro años más tarde dividió formalmente al Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Luego, su propuesta política capitalizó la división del PLD y la salida de Leonel Fernández del partido morado. Finalmente su proyecto presidencial se catapultó por la crisis y el descontento social que provocó a suspensión de las elecciones de febrero de 2020. Pero el desarrollo de la agenda política de Abinader continuó impactado por eventos extraordinarios.

Las votaciones en las que fue escogido presidente de la República, se hicieron en medio del estado de excepción debido a la pandemia del coronavirus. Las votaciones presidenciales no se realizaron en el día y mes que manda la Constitución.

Los comicios presidenciales no se realizaron el 17 de mayo como estaba previsto, sino en la fecha extraordinaria del 5 de julio de 2020. La toma de posesión como presidente de la República, también fue en medio de un estado de emergencia.

Abinader, siempre ha sido electo en primarias cerradas. En su primera prueba interna, en las votaciones de 2015, compitió contra el expresidente Hipólito Mejía y en las elecciones de 2016, obtuvo el 35% de las votaciones a nivel presidencial. Volvió a competir también en primarias cerradas contra Mejía en las primarias de 2019, las primeras organizadas por la Junta Central Electoral (JCE) y bajo los parámetros establecidos por la ley de Partidos.

El líder del PRM volvió a vencer a Mejía ampliamente, y en las elecciones del 5 de julio de 2020, ganó la presidencia con un partido con solo seis años de fundado. El próximo domingo, Abinader vuelve a someterse a una prueba interna, en esta ocasión con competidores de mucho menor calibre políticamente que Mejía, Ramón Alburquerque y Guido Gómez Mazara.

El escenario del domingo no deja lugar a dudas de que Abinader se impondrá ampliamente en las primarias del PRM y con ello arranca oficialmente, la batalla por la reelección en las elecciones de mayo de 2024, en un escenario en el que su mejor oportunidad de retener el cargo está en la primera ronda de votaciones.

Contrario a lo que históricamente ha ocurrido en el grupo político que hoy lidera el presidente de la República que se divide por la reelección presidencial, el PRM luce compacto y sin ruidos internos para la batalla del próximo año para reelegir a su líder en el cargo.

Hay otros cambios en la cultura de ese grupo político. Históricamente, los perredeístas, ahora perremeístas, no han tenido a su principal líder como presidente, en la era de Abinader eso es cosa del pasado.

 

 

Reto político

Políticamente, el mayor reto electoral de Abinader como líder hegemónico del PRM, es consolidar en el poder al partido azul. Para eso no solo debe retener la Presidencia de la República en las votaciones del próximo año, también debe mantener y ampliar el control que actualmente la organización tiene en los municipios, pero especialmente en la Congreso.

Electoralmente, hay variables que incidieron en las elecciones de 2020, que ahora no están en la agenda nacional.

La alta abstención que dejó a más de un millón de votantes sin acudir a las urnas, es una variable a considerar. Igualmente, hay que observar si el movimiento social que para las pasadas votaciones se volcó en apoyo al hoy presidente, vuelve con el mismo entusiasmo a las urnas.

Ese votante, básicamente de clase media y alta, que se mueve por causas, históricamente no tiene tradición de altos niveles de participación en las votaciones. También hay que observar si la inflación y el bajo crecimiento de la economía en el año preelectoral, inciden en el comportamiento del electorado. En todo caso, para una figura política del calibre del economista Abinader, que ha sabido aprovechar cada situación adversa para fortalecer y hacer crecer su liderazgo, cabe la posibilidad de que pueda convertir la crisis económica en una nueva oportunidad para reelegirse.

Líder de una nueva generación política

Luis Abinader, que cuenta con 56 años, nació el 12 de julio de 1967, por lo que de los principales líderes políticos del país, es el único que nació luego de la caida de la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo. Su crecimiento política ocurrió en un contexto de cambio impactado por la tecnología y el surgimiento de las redes sociales. También le tocó construir su carrera política en medio de la demanda mundial de mayor transparencia en el manejo de la administración pública. Ese movimiento llegó a la República en el movimiento Marcha Verde, del que Abinader y su partido formaron parte activa y respaldaron desde su plataforma política, el Partido Revolucionario Moderno.

El librito de gobernar que implementa

Abinader ha gobernado con su propio librito desde la forma de comunicarse con la ciudadanía hasta la designación de funcionarios. Abinader, en el periodo de transición, anunció la designación de los ministros y principales funcionarios mediante la red social, X (antiguo Twitter). El presidente ha sido objeto de críticas por su constante exposición mediática y la apretada agenda que desarrolla. Por su activismo permanente, ha sido calificado como uno de los gobernantes que más trabajan. Igualmente, ha tenido una intensa agenda de visitas a las provincias del país desde que asumió el Gobierno el 16 de agosto de 2020. El gobernante llegó al poder con promesas a grupos sociales que no ha cumplido, como la despenalización del aborto en tres circunstancias en el Código Penal, pero esa situación, hasta el momento no le ha generado un distanciamiento visible entre esos grupos de la sociedad civil y feministas.

 

FUENTE:elCaribe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí