El FMI ve la economía de RD resiliente, creciente y con necesidad de refuerzo

0
440

El organismo financiero internacional sugiere al país “mantener” la política fiscal enfocada en bajar deuda

La economía dominicana se mantiene como una de las de mayor crecimiento y resiliencia de América Latina, pero necesita a mediano plazo de políticas centradas en reforzar “aún más” el clima empresarial y las redes de protección social para reforzar el crecimiento inclusivo.

Así lo entiende la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que recién acaba de realizar una revisión de la economía, basada en el artículo 1V del convenio constitutivo del organismo financiero internacional.

Sugiere mantener una política fiscal “enfocada a que la deuda entre en una trayectoria firmemente descendente”.

“A corto plazo, las prioridades de las políticas deben seguir procurando garantizar que la inflación retorne al nivel fijado como meta, mantener la trayectoria descendente de deuda pública mientras se sortea la moderación del crecimiento y se salvaguarda la estabilidad financiera”, plantea la misión en su informe.

Al término de la visita, realizada a la República Dominicana del 8 al 19 de mayo para mantener conversaciones en el marco de la consulta del Artículo IV correspondiente a 2023, el jefe de la misión,. Fernández-Corugedo, emitió la siguiente declaración:

“La economía de la República Dominicana ha sido una de las más dinámicas y resilientes del continente americano en las últimas dos décadas. Las reformas y las sólidas políticas monetaria y fiscal aplicadas han afianzado los marcos macroeconómicos —destacándose el régimen de metas de inflación y la introducción de un marco fiscal a mediano plazo—, así como el sistema bancario, y la consiguiente estabilidad macroeconómica ha atraído considerables flujos de inversión extranjera directa (IED), lo cual ha permitido que el ingreso per cápita haya aumentado en más del doble y que la pobreza se haya reducido a la mitad”.

Según el FMI, estos factores han contribuido a una notable recuperación económica tras la pandemia, respaldada tanto por las sólidas políticas adoptadas por las autoridades como por efectos secundarios positivos de la economía mundial. “La fuerte recuperación empezó a moderarse a finales de 2022 como consecuencia de las condiciones financieras mundiales más restrictivas, la menor demanda global y el apropiado retiro de las políticas de estímulo, que han contribuido a que la inflación esté convergiendo hacia su meta”, precisa.

Señala que el déficit en cuenta corriente aumentó en 2022 debido a la moderación de las exportaciones de bienes, el encarecimiento de las materias primas y la continua recuperación de la demanda interna. El déficit se financió en su mayor parte con flujos de inversión extranjera directa, y con el país manteniendo acceso ininterrumpido y adecuado a los mercados.

El informe expone que pese al reciente endurecimiento de las condiciones financieras mundiales e internas, el sector financiero presenta niveles adecuados de capitalización, liquidez y rentabilidad. “Gracias a políticas y fundamentos económicos sólidos, las perspectivas económicas son favorables, pero están sujetas a un alto grado de incertidumbre, principalmente global”, destaca el FMI. Y resalta: “Tras registrar un fuerte repunte, la recuperación posterior a la pandemia se ha moderado, y se proyecta que el crecimiento disminuya levemente de 4,9 por ciento en 2022 a alrededor de 4 por ciento en 2023, facilitando así el retorno de la inflación a la meta fijada por el Banco Central”.

La misión del Fondo también dice que “se prevé que en 2024 el crecimiento vuelva a situarse en torno al nivel potencial conforme se recupera el crecimiento mundial. Se proyecta que el déficit en cuenta corriente se reduzca en el mediano plazo debido a los menores precios de los commodities y a mejoras constantes de las exportaciones y de los ingresos por turismo en vista de la recuperación mundial. La incertidumbre global en torno a las perspectivas es elevada: a corto plazo predominan los riesgos a la baja—como un mayor endurecimiento de las condiciones financieras internacionales y una desaceleración más pronunciada del crecimiento global”.

Agrega que “en el mediano plazo los riesgos están más equilibrados, con algunos de estos que son importantes—la mayoría de índole doméstica—e implicarían mejores resultados, tales como mayores oportunidades para la inversión y la cristalización de las reformas en curso que podrían reducir las primas de riesgo y estimular el crecimiento potencial”.

Observaciones

El informe del FMI contiene una serie de observaciones. “A corto plazo, las prioridades de las políticas deben seguir procurando garantizar que la inflación retorne al nivel fijado como meta, mantener la trayectoria descendente de deuda pública mientras se sortea la moderación del crecimiento y se salvaguarda la estabilidad financiera”.

En ese esquema cita: las políticas que procuran lograr que la inflación retorne al nivel fijado como meta y preserven la estabilidad financiera siguen siendo adecuadas.

La misión del FMI considera que “al proyectarse un descenso en la inflación y con las expectativas inflacionarias ancladas, la política monetaria debe seguir monitoreando las condiciones económicas y financieras, y calibrarse de modo que garantice una total convergencia de la inflación con la meta fijada para el horizonte de las políticas. La flexibilidad cambiaria y la acumulación de reservas, que han alcanzado niveles históricos, pueden seguir sirviendo como amortiguadores”.

De la política fiscal dice que “debe seguir enfocada a que la deuda entre en una trayectoria firmemente descendente. La consolidación fiscal, facilitada por un retiro gradual de las medidas de apoyo no focalizadas en respuesta a choque adverso y respaldado por medidas debidamente focalizadas a la población más vulnerable, puede complementar los esfuerzos para reducir la inflación y será importante a efectos de constituir amortiguadores fiscales”.

Del sector financiero expone que “sigue siendo resiliente, pero la actual coyuntura de condiciones financieras más restrictivas exige que se continúe con un estrecho monitoreo, incluyendo mediante la continuación de mejoras en la recopilación de datos y del análisis macroprudencial del estado financiero de los hogares y las empresas”.

En la macro

El informe del FMI también se refiere al espectro completo, referido a “reformas estructurales”, y plantea “firmes esfuerzos para la mejora de las instituciones públicas, la gestión de gobierno y el clima de negocios —un aspecto central del programa de reformas de las autoridades— son fundamentales para promover un crecimiento inclusivo y resiliente”. “Las autoridades deben perseverar en las reformas del sector eléctrico y garantizar a la vez un apoyo adecuado a la población más vulnerable. Se deben seguir adoptando políticas de adaptación y mitigación climática en el marco del plan de acción de las contribuciones determinadas a nivel nacional a fin de reducir las vulnerabilidades”, indica.

Perspectivas
“Gracias a políticas y fundamentos económicos sólidos, las perspectivas económicas son favorables, pero están sujetas a un alto grado de incertidumbre, principalmente global”, destaca el informe del FMI

 

FUENTE:elCaribe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí