EEUU revela pinceladas de su nuevo plan para Haití para los próximos diez años

0
429

Maltrato a migrantes haitianos en la frontera de EEUU/Fuente externa

 

El Gobierno de Joe Biden terminó de admitir que han fracasado todos los planes para acabar con la crisis de Haití, incluido su último empeño por lograr que Canadá u otra nación o grupo de naciones liderara una fuerza militar multilateral y, además de apoyar ahora el envío de una misión de mantenimiento de la paz de la ONU en el modelo clásico -así lo informó el viernes el Miami Herald- ha delineado un plan de diez años cuyas pinceladas publicó en un «resumen» del Departamento de Estado.

En el corto plazo, “lo más importante que podemos hacer, y tomará tiempo, es aumentar las perspectivas de los servicios policiales en Haití para que puedan lidiar con los problemas que enfrenta” y ver cómo «la comunidad internacional a través de las Naciones Unidas podría o no desempeñar un papel más importante”, dijo Biden ayer viernes en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro de Canadá, Justín Trudeau.

Biden no confirmó que pidiera a Trudeau «botas in situ» ni comentó los 100 millones de dólares canadienses que este anunció como apoyo a la Policía de Haití y se limitó a lamentar que «las circunstancias en Haití sean  tan complicadas» y que lo mejor que puede hacerse ahora es fortalecer a la Policía Nacional de ese país.

Sobre el envío de una fuerza militar internacional a Haití sostuvo: «no lo descarto, pero no es en lo que estamos centrados».

Al margen de lo dicho y anunciado por Biden y Trudeu en Otawa, y cuando el presidente estadounidense abandonaba Canadá y viajaba anoche de regreso a EEUU, el Departamento de Estado publicó una «hoja de ruta», un plan de 10 años cuyo resumen es rico en blabla y la verdad que pobre en la revelación de acciones concretas. En línea con lo dicho por Biden, el documento no menciona una intervención armada ni tampoco la rechaza.

El resumen del llamado “Plan Estratégico de 10 años de Estados Unidos para Prevenir el Conflicto y Promover la Estabilidad en Haití” fue atribuido a la Oficina de Operaciones para Estabilizar Conflictos del Departamento de Estado.

El documento revela la decisión de Washington de integrar centralizar sus esfuerzos y flexibilizar sus acciones «en función de las aperturas políticas y de seguridad» que vayan registrándose en Haití y que vayan paulatinamente reduciendo a las bandas criminales, “muchas de ellas respaldadas por actores políticos o económicos corruptos”, según el diagnóstico ya repetido.

El objetivo fundamental es “que los ciudadanos y el Gobierno de Haití avancen en una visión compartida y un entorno que permita una estabilidad de largo plazo”, apuntalados con recursos de EEUU para “avanzar en la gobernanza y la seguridad».

“El plan prevé un enfoque por fases, priorizando los esfuerzos en el sector de seguridad y justicia desde el principio. Durante esta primera fase, los esfuerzos del Gobierno de EEUU involucrarán y aprovecharán a los socios entre la sociedad civil haitiana y la Policía Nacional de Haití (PNH)» y “después de enfocarse en las necesidades de seguridad y justicia de la Fase I, la Fase II comenzará a abordar las causas raíz de la inestabilidad, construyendo sobre la reforma del sector de justicia y abordando la participación cívica y las oportunidades económicas».

La Fase III, agrega el documento, «ayudará a expandir los sistemas de la propiedad de los haitianos para tener un impacto sostenible y un cambio institucional fundamental”, porque la solución de los problemas debe provenir directamente de sus ciudadanos, por lo que EEUU buscará involucrar a “líderes reformistas» junto a grupos religiosos y ONG con donantes internacionales, organizaciones de la diáspora haitiana y organizaciones multilaterales, etc.

Lo publicado:

La estrategia de Estados Unidos para prevenir conflictos y promover la estabilidad. Plan estratégico de 10 años para Haití

Departamento de Estado de Estados Unidos

OFICINA DE OPERACIONES DE CONFLICTO Y ESTABILIZACIÓN

24 DE MARZO DE 2023

Resumen

Estados Unidos está comprometido a ayudar a Haití a convertirse en un país más seguro, más estable y democrático, que refleje los profundos lazos de persona a persona entre nuestros países. Haití enfrenta un momento excepcionalmente desafiante en su historia: en julio de 2021, el presidente Jovenel Moïse fue asesinado. Desde principios de septiembre de 2022, un dramático deterioro de la seguridad ha paralizado el país. Bandas criminales, muchas respaldadas por actores políticos o económicos corruptos, tomaron el control de instalaciones estratégicas vitales, incluido el Puerto Internacional de Puerto Príncipe y la principal terminal de combustible del país (Varreux) durante dos meses. El bloqueo de la terminal de combustible ha paralizado virtualmente servicios críticos como distribución de agua y saneamiento, recolección de basura, electricidad y centros de salud.

Esta aguda situación se ve agravada aún más por la extrema vulnerabilidad de Haití a los impactos ambientales. Los esfuerzos diplomáticos y de asistencia internacionales han logrado resultados mixtos, y su impacto ha sido objeto de escrutinio y debate. La violencia de género (VBG) y la grave desigualdad de género amenazan con socavar la estabilidad en Haití, y las mujeres y las niñas sufren de manera desproporcionada por el cambio climático, la violencia, la falta de estado de derecho y la inseguridad alimentaria en el país.

En abril de 2022, el presidente Biden anunció que el gobierno de EE. UU. se enfocaría en Haití como un país prioritario para avanzar en la Estrategia de EE. UU. para prevenir conflictos y promover la estabilidad (SPCPS). La selección de Haití se basó en su relevancia estratégica y proximidad a los Estados Unidos y la necesidad de un enfoque a largo plazo más coordinado para abordar los factores de inestabilidad en el país. La situación de seguridad en Haití continúa deteriorándose significativamente, lo que solo subraya la urgencia de adoptar un enfoque a largo plazo para reforzar e integrar la diplomacia estadounidense, el desarrollo y el compromiso del sector de seguridad en Haití. Este plan proporciona un marco y un enfoque secuenciado para los esfuerzos de EE. UU., que se pueden escalar y secuenciar en función de las aperturas políticas y de seguridad en el país.

Este plan fue desarrollado a través de un proceso interinstitucional dirigido por la embajada. Las consultas exhaustivas con más de 230 personas que representan al gobierno y la sociedad civil haitianos, organizaciones multilaterales y bilaterales, el sector privado, la academia, la diáspora haitiana y expertos y profesionales dieron forma al plan, al igual que las deliberaciones más amplias sobre políticas interinstitucionales de EE. visión para los esfuerzos de la Ley Global de Fragilidad (GFA) en el país. Este grupo de trabajo continuará como un mecanismo de coordinación durante su implementación. El plan respalda e informará todas las estrategias diplomáticas y de asistencia exterior del gobierno de EE. UU. para Haití, incluida la Estrategia de País Integrada del Departamento de Estado de EE. UU. y el Marco Estratégico de USAID/Haití 2020-2024.

El plan busca orientar y alinear los esfuerzos de EE. UU. a lo largo del tiempo hacia una meta a largo plazo: que los ciudadanos y el gobierno de Haití promuevan una visión compartida y un entorno permisivo para la estabilidad a largo plazo . Este objetivo prevé que las instituciones gubernamentales se vuelvan más capaces y receptivas a las necesidades básicas de los haitianos y, al mismo tiempo, los haitianos desarrollen una confianza lo suficientemente mayor en las instituciones públicas para participar en los procesos cívicos y políticos de Haití.

Según este plan, Estados Unidos organizará el compromiso y la asistencia diplomática a lo largo del tiempo para apoyar dos objetivos generales:

Objetivo 1: Avanzar en la gobernanza y la seguridad receptivas y responsables.

Objetivo 2: Apoyar a una ciudadanía comprometida y próspera.

El plan prevé un enfoque por etapas, priorizando los esfuerzos del sector de seguridad y justicia desde el principio a la luz del contexto actual de Haití. Durante esta primera fase, los esfuerzos del gobierno de EE. UU. involucrarán y aprovecharán a los socios entre la sociedad civil haitiana y la Policía Nacional de Haití (HNP) para informar e implementar programas para fortalecer la seguridad ciudadana y el estado de derecho, al tiempo que garantizan la protección y promoción de los derechos humanos y responsabilidad. Los esfuerzos iniciales se centrarán en vecindarios clave con alto índice de criminalidad y violencia y en centros económicos y de transporte clave.

Tras la focalización de las necesidades de seguridad y justicia en la Fase I, la Fase II comenzará a abordar las causas fundamentales de la inestabilidad, basándose en la reforma del sector judicial y abordando la participación cívica y las oportunidades económicas. La Fase III ayudará a expandir los sistemas de propiedad haitiana para tener un impacto sostenible y un cambio institucional fundamental. Las fases permitirán que el gobierno de EE. UU. se adapte a las circunstancias cambiantes sobre el terreno, incluida la capitalización de los objetivos de oportunidad.

El plan pone un fuerte énfasis en asociarse con líderes y partes interesadas de Haití. Para garantizar una mayor sostenibilidad e impacto, el gobierno de los EE. UU. alentará la dirección local y la propiedad de todos los esfuerzos previstos en este plan. Conscientes del desafío constante de comprometerse con el gobierno en medio de la crisis actual, Estados Unidos buscará e involucrará a líderes reformistas a nivel nacional y local. Este plan describe un enfoque de asociación local para involucrar a una representación lo más amplia posible de partes interesadas, asegurando que los haitianos sean protagonistas en la configuración e implementación del camino de desarrollo de su país. También incluye un plan de comunicación estratégica para garantizar que los esfuerzos financiados por el gobierno de EE. UU. se amplifiquen de manera efectiva en todo el país.

Este plan reconoce que a pesar de las mejores intenciones y de haber invertido recursos significativos hasta la fecha, los esfuerzos diplomáticos y de asistencia liderados por Estados Unidos y otros internacionales en Haití no siempre han logrado sus objetivos o han resultado en resultados inclusivos y equitativos. De acuerdo con los objetivos de SPCPS, el gobierno de EE. UU. se compromete a promover enfoques innovadores y basados ​​en evidencia. El plan responderá e incorporará las lecciones aprendidas de décadas de intervenciones en Haití y en otros lugares: que los resultados duraderos requieren la colaboración de todo el gobierno, un enfoque sistémico más holístico para abordar los factores de inestabilidad de Haití y un horizonte de planificación que se extiende más allá de la financiación tradicional. ciclos Además de trabajar con actores del gobierno haitiano donde sea posible, el gobierno de EE. UU. profundizará el compromiso con la sociedad civil haitiana,

Específicamente, el gobierno de EE. UU. se compromete a promover las siguientes áreas de innovación a través de este plan:

Aplicar un enfoque gradual y específico: adoptar una visión holística a largo plazo que aproveche la voluntad política y las oportunidades de asociación.

Centrarse en el progreso sobre los programas: enfatizar una mentalidad progresista en lugar de una mentalidad reactiva que prioriza los resultados sostenibles en áreas prioritarias.

Buscar la innovación mientras se escala el éxito: Identificar iniciativas innovadoras, así como probadas, basadas en evidencia que se puedan escalar.

Estimular un mayor nivel de coordinación interna del gobierno de los EE. UU.: garantizar que los esfuerzos del gobierno de los EE. UU. en todos los departamentos y agencias estén bien alineados y optimizados a lo largo de una estrategia compartida.

Priorización de soluciones impulsadas localmente: el plan garantiza que la asociación y la coordinación locales sustentan todos los elementos de la estrategia, lo que garantiza una mayor sostenibilidad e impacto de los esfuerzos de EE. UU.

Fomento de la coordinación internacional intencional: el plan describe una estrategia para la coordinación internacional para promover la alineación de los donantes, evitar la duplicación y maximizar el impacto.

El plan reconoce explícitamente y busca abordar muchos riesgos inherentes al enfoque que, de no mitigarse, podrían obstaculizar el logro de los objetivos. Esto incluye la situación política y de seguridad general en Haití. Los esfuerzos del gobierno de los EE. UU. están destinados a poder adaptarse al entorno cambiante sobre el terreno. Donde exista la oportunidad de un mayor impacto, el gobierno de los EE. UU. ampliará el apoyo y, cuando los esfuerzos sean menos exitosos, reducirá o terminará la programación o modificará los enfoques. El monitoreo, la evaluación y el aprendizaje rigurosos (MEL, por sus siglas en inglés) serán fundamentales para el éxito de este plan. Nos aseguraremos de aprender lecciones de los esfuerzos anteriores en Haití y de incorporarlas al desarrollo de programas y políticas, tanto en la fase de diseño como a través de la adaptación en tiempo real.

Oficina de Operaciones de Conflicto y Estabilización

Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental

 

 

FUNETE:Acento

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí