«Perro del Infierno»: la nueva variante del Covid-19

0
85

La pandemia de COVID-19 comenzó en 2020, desde entonces, el coronavirus ha mutado varias veces, dando origen a diversas cepas; una de ellas despertó el interés de los científicos mientras los niveles de contagios están en su punto más bajo, se trata de la Ómicron BQ.1 y su sublinaje, Q.1.1, mejor conocido como «perro del infierno».

Las variantes de BQ.1 y BQ.1.1 de COVID-19 se conocen como “Perro del Infierno“ (Hellhound, en inglés). Esta es una referencia a Cancerbero, el perro de Hades, el dios del inframundo en la mitología griega, aunque su nombre no es oficial.

Los estudios detallan que «Perro del Infierno» (BQ.1) se deriva de omicron, BA.5, una de las subespecies del virus SARS-Cov-2 más comunes del mundo. El brote se informó por primera vez en Nigeria en julio de 2022 y se ha extendido a 65 países. En Latinoamérica, México reportó posibles primeros casos esta semana.

BQ.1 ha causado preocupación debido a su rápida propagación. Por ejemplo, en los EEUU, representa alrededor del 17 por ciento de las secuencias obtenidas en solo un mes. Además, la variante BQ.1.1 contiene la misma mutación BQ.1 más la mutación R346T, compartida con la variante BA.5.

Según las estimaciones del ECDC más del 50% de las infecciones por COVID serán por BQ.1 y BQ.1.1 a principios/mediados de diciembre. A principios de 2023, podrían representar más del 80% de los casos.

Los síntomas del «Perro del Infierno»

El prestigioso científico Eric Topol, fundador y director del Scripps Research Translational Institute, profesor de medicina molecular y vicepresidente ejecutivo de Scripps Research de Estados Unidos, alertó sobre el avance de este sublinaje.

“Nueva genómica de COVID en EEUU: las variantes BQ.1 han aumentado hasta representar el 44% de los casos, con BQ.1.1 en el 24% (18% hace una semana), mientras BA.5 se desvanece rápidamente. BN.1 muestra cierto aumento”, posteó en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los síntomas del «Perro del Infierno» son muy similares a las otras variantes y al mismo COVID-19. Entre ellos:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Tos
  • Problemas para respirar
  • Cansancio
  • Dolor muscular
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de garganta
  • Náuseas
  • Diarrea
  • Congestión nasal

Para evitar contagios de cualquiera de las variantes de COVID-19, es necesario mantener ciertas medidas de higiene, es decir: usar cubrebocas en espacios cerrados o con poca ventilación, evitar ir a lugares concurridos si se tienen algunos síntomas de enfermedad respiratoria, lavarse las manos después de haber tocado varias superficies, mantener el distanciamiento social con otras personas y realizarse una prueba en caso de tener la sintomatología.

FUENTE: elCaribe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí